LAS DROGAS Y EL ALCOHOL PROVOCAN LOCURA,CARCEL Y MUERTE

400_presos_juicio1

El término “ Vicio” tiene un contenido meramente moralista, que se refiere sin excepción a desviaciones voluntarias en el código de valores de la sociedad. El alcoholismo es un problema de salud y no de moral. Si al alcohólico lo reprimimos o lo castigamos pensando que está violando la moralidad, no obtendremos ningún cambio en su conducta; pero si lo tratamos con respeto y libertad y racionalmente lo hacemos comprender que padece una enfermedad que sólo con su determinación y buena voluntad podrá superar, entonces los resultados serán muy exitosos.

1. ¿Qué es el alcoholismo?

El alcoholismo es una enfermedad crónica, de desarollo insidioso y evolución progresiva, que se caracteriza por la incapacidad de la persona para controlar su manera de beber, lo que da lugar a que en la mayor parte de las ocasiones en que se consuma alcohol, el afectado lo haga en forma excesiva y desarrolle problemas con su salud, su familia, su trabajo y con la sociedad en general. Esta pérdida de control es consecuencia de una dependencia psíquica y física al alcohol que el individuo ha desarrollado por consumirlo en forma frecuente y excesiva durante cierto tiempo y por una predisposición genéticamente determinada para la adicción a sustancias.

2. ¿Es el alcoholismo un vicio?

El alcoholismo no es un vicio sino una enfermedad. La palabra “Vicio” se define como: “Falta de rectitud o defecto moral en la acciones” ó “Hábito de obrar mal” ó “Defecto o exceso especial que provoca demasiado apetito de una cosa, que incita a usar de ella frecuentemente y con exceso”.

Como se puede apreciar, el término “Vicio” tiene un contenido meramente moralista, que se refiere sin excepción a desviaciones voluntarias en el código de valores de la sociedad. El alcoholismo es un problema de salud y no de moral. Si al alcohólico lo reprimimos o lo castigamos pensando que está violando la moralidad, no obtendremos ningún cambio en su conducta; pero si lo tratamos con respeto y libertad y racionalmente lo hacemos comprender que padece una enfermedad que sólo con su determinación y buena voluntad podrá superar, entonces los resultados serán muy exitosos.

3. ¿El alcoholismo es un hábito?

El término “Hábito” se defina como “Costumbre adquirida por la repetición de actos de la misma especie”. En base a lo anterior el alcoholismo no es un hábito, sino la consecuencia de una hábito. El acto de beber alcohol puede ser un hábito en un momento dado, pero del hábito se puede pasar al exceso y de ahí a la adicción. No debemos olvidar que el camino a la adicción se inicia por el uso, sigue por el hábito, pasa por el abuso y termina en la dependencia o adicción.

4. ¿Por qué el alcoholismo es una enfermedad?

Porque el conjunto de fenómenos derivados de la pérdida de control al consumir alcohol, llena todos los requisitos que la medicina exige para considerar como enfermedad a determinado conjunto de síntomas y signos: tiene una historia natural; hay un cuadro clínico perfectamente identificable y similar en todos los individuos que lo padecen; hay una etiología (causas), una fisiopatogenia (los factores biológicos subyacentes a la enfermedad), un pronóstico, un tratamiento y una serie de estrategias para su prevención.

5. ¿Es el alcoholismo una adicción?

El alcoholismo es la más antigua, la más frecuente y la más común de las adicciones. Algunas personas manejan por separado los términos “Alcoholismo” y “Drogadicción” o “Farmacodependencia”, pero en realidad el alcoholismo es uno de tantos tipos de drogadicción o farmacodependencia, ya que el alcohol es una droga y el alcoholismo no es más que la adicción a esa droga.

6. ¿Por qué se considera el alcohol una droga?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define una droga como cualquier sustancia que, introducida al organismo, afecta una o más de sus funciones. El alcohol reúne tales características y por lo tanto es una droga. El alcohol es una droga legal, no medicamentosa, adictiva, domesticada, neurotóxica y hepatotóxica. Es una droga legal porque su producción, distribución, comercialización, publicidad, venta y consumo están permitidos por la ley. La marihuana y la cocaína son ejemplos de drogas ilegales. Es una droga no medicamentosa porque no tiene efectos terapéuticos como otras drogas como la aspirina o la penicilina. Es una droga adictiva porque su consumo frecuente y repetido produce una dependencia psíquica y física. Es una droga domesticada porque la sociedad se ha acostumbrado a su consumo social y la ha introducido dentro de las casas. Drogas como la heroína o la cocaína no son domesticadas y la gente suele tenerles más miedo. Uno de los grandes riesgos de consumir alcohol es que la gente, por su domesticación, le ha perdido el miedo y hasta llegan a pensar que es inocuo o parte de la alimentación. Es una droga neurotóxica y hepatotóxica, porque los dos órganos del cuerpo más afectados por su consumo excesivo son el cerebro y el hígado respectivamente.

7. ¿Cuál es la diferencia entre borrachera y alcoholismo?

La borrachera es una intoxicación por excesivo consumo de alcohol. Es cuando una persona llega al estado de ebriedad. La borrachera es una cuadro agudo, es decir, una complicación transitoria que tiene unas horas de duración, después de las cuales la persona se restablece completamente. En cambio, el alcoholismo es una enfermedad crónica e irreversible (incurable) caracterizada por la dependencia psíquica y física al alcohol. Una persona que ha desarrollado alcoholismo, aunque deje de beber seguirá siendo alcohólica. Un bebedor normal o un alcohólico pueden estar borrachos en un momento dado; pero un alcohólico, aunque no esté borracho, sigue siendo un alcohólico.

8. ¿En qué momento una persona que bebe se convierte en alcohólico?

El alcoholismo evoluciona de una manera lenta y progresiva, por lo que no es muy preciso el momento en que el bebedor se convierte en alcohólico. El bebedor va pasando por ciertas etapas antes de de llegar al alcoholismo. Al inicio sólo bebe en forma ocasional, después empieza a beber habitualmente (aquí desarrolla un hábito), más tarde empieza a consumir alcohol en forma excesiva y se convierte en un bebedor excesivo.El bebedor excesivo ya ha desarrollado una dependencia psíquica hacia el alcohol. Cuando aparece en el bebedor excesivo la dependencia física es cuando se convierte en alcohólico. Los dos parámetros médicos que se consideran para saber si una persona ya desarrolló dependencia física son la tolerancia y el Síndrome de Supresión.

9. ¿Qué es la tolerancia?

Como decíamos, es uno de los dos parámetros clínicos utilizados para saber si la persona ya ha desarrollado dependencia física al alcohol. La torelancia es una adaptación biológica del organismo al alcohol, por la cual el bebedor necesita mayor cantidad para obtener los mismos efectos que antes obtenía con menor cantidad. Lo anterior quiere decir que conforme el individuo va bebiendo más y más, su organismo se va acostumbrando al alcohol y, como consecuencia, aguanta más sin emborracharse. Este es un punto muy peligroso, pues la gente cree que ya “aprendió” a beber. Como consecuencia de esto, el bebedor se confía y cada vez bebe en mayor cantidad, con mayor velocidad y con mayor frecuencia. Su organismo continúa adaptándose biológicamente al alcohol, hasta que se desarrolla una franca tolerancia que lo hace cruzar la frontera entre el bebedor excesivo y el alcohólico. No olvidar que una vez que se cruza la frontera ya no hay boleto de regreso, es decir, la enfermedad se torna irreversible(incurable).

10. ¿Qué es el Síndrome de Supresión?

Es el segundo parámetro para saber si el bebedor ya desarrolló una dependencia física al alcohol. El Síndrome de Supresión es el conjunto de síntomas físicos y psíquicos que presenta un bebedor cuando bajan sus niveles de alcohol en la sangre. En otras palabras, cuando una persona ha bebido excesivamente durante varias horas o incluso días, el alcohol alcanza concentraciones muy altas en la sangre, lo que da lugar a una adaptación biológica del organismo al alcohol. Cuando la persona deja de beber, los niveles de alcohol en la sangre empiezan a bajar. Como el organismo ya está adaptado al alcohol, al bajar los niveles sanguíneos se produce una reacción de desadaptación con la presencia de varios síntomas muy molestos. Por decirlo de otra forma, el organismo “protesta” cuando los niveles de alcohol bajan y se presentan esas molestias. Los síntomas más frecuentes del Síndrome de Supresión son el temblor, la sudoración, la angustia, miedos inmotivados, trastornos del sueño como insomnio y pesadillas, calambres, escalofríos y malestar gástrico. La forma más grave del Síndrome de Supresión es el Delírium Tremens.

La “cruda” es la forma inicial como se presenta el Síndrome de Supresión. Cuando el bebedor necesita ingerir más alcohol para aliviar las molestias de la “cruda” (beber por la mañana al día siguiente de una borrachera) se considera que ya ha cruzado la frontera hacia el alcoholismo, puesto que ése se considera el signo más visible del desarrollo de una dependencia física al alcohol.

11. ¿Por qué se dice que el alcoholismo es progresivo?

El alcoholismo es una enfermedad evolutiva. Es decir, va evolucionando en forma progresiva prácticamente desde que se inicia a beber. Ya habíamos dicho que del uso se pasa al hábito, del hábito al abuso y del abuso a la dependencia. Pero una vez que se llega a la enfermedad, ésta sigue progresando en varias fases: La pre-alcohólica, la inicial, la crítica y la terminal. Siempre la siguiente recaída será peor que la anterior. Cuando una persona deja de beber por un tiempo y después presenta una recaída, ésta será más grave que la recaída anterior aunque hayan pasado varios años sin que el alcohólico bebiera.

12. ¿Por qué se dice que el alcoholismo es incurable?

Por la irreversibilidad de la enfermedad. Cuando el individuo desarrolla la dependencia psíquica y física al alcohol, induce una serie de cambios neuroquímicos en la intimidad de su sistema neurobiológico. Estas alteraciones microneuronales son irreversibles; por lo tanto, aunque el alcohólico deje de beber por muchos años, persiste esta lesión química de su cerebro y por tal razón, en caso de volver a beber, se reproducirán todos los síntomas de la enfermedad que provocarán que vuelva a beber descontroladamente.

13. ¿Por qué se dice que el alcoholismo es mortal?

La misma progresividad de la enfermedad hace que si el alcohólico no deja de beber, evolucionará irremediablemente hacia la muerte. Las causas de muerte más frecuentes en el alcohólico son las violentas (accidente automovilístico, traumatismos craneoencefálicos, homicidios por riña, suicidios, etc). También la cirrosis hepática, la bronconeumonía fulminante, la desnutrición y el coma alcohólico constituyen causas frecuentes de muerte por alcoholismo. La mortalidad por alcoholismo (causas violentas y cirrosis) se encuentra dentro de las diez primeras causas de muerte en México.

14. ¿Cuándo se debe someter a tratamiento a un alcohólico?

Mientras más pronto, mejor. Desgraciadamente, la mayor parte de los alcohólicos se espera hasta la fase crítica o la fase terminal para aceptar un tratamiento. Lamentablemente, muchos de ellos ya tienen complicaciones médicas, familiares o sociales que les impiden una rehabilitación total. Mientras más pronto se rehabilite un alcohólico, más posibilidades de recuperación tendrá.

15. ¿Dónde debe tratarse un alcohólico?

El lugar donde el alcohólico debe tratarse dependerá de la evolución de su enfermedad, de las complicaciones médicas o psiquiátricas que presente y de la disposición que tenga hacia el tratamiento. En muchos casos deberá internarse en un hospital general para desintoxicación o tratamiento de alguna complicación médica. En casos de presentar alguna psicosis alcohólica (cuadro de locura por intoxicación o supresión), el hospital psiquiátrico será el lugar adecuado. Una vez que el alcohólico haya superado sus complicaciones físicas y mentales, el lugar ideal será el centro de rehabilitación de alcohólicos, donde deberá estar un cierto tiempo (de cuatro a ocho semanas) para que conozca su enfermedad, se motive a la abstinencia y conozca las áreas neuróticas que giran alrededor de su alcoholismo. Posteriormente deberá continuar su tratamiento (post-tratamiento) en un programa psicoterapéutico externo y en un Grupo de Autoayuda (AA). *

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: